El impulso a la calidad de Hopsteiner lleva a los lupuleros a crear una IGP

RECOGIDA DE LÚPULO EN GAVILANES DE ÓRBIGO

RECOGIDA DE LÚPULO EN GAVILANES DE ÓRBIGO

Crear un consejo regulador permitirá incidir en la mejora de las explotaciones.

A. DOMINGO | REDACCIÓN 08/12/2015

La Sociedad Agraria de Transformación (SAT) Lúpulos de León —antiguo Grupo de Cultivadores de Lúpulo— iniciará el proceso para certificar su producción con el sello de una Indicación Geográfica Protegida (IGP), según decidió su asamblea general. La iniciativa sigue la estela de la entrada en España de la multinacional estadounidense Hospteiner, que quiere un cultivo de mayor calidad y riqueza en ácidos alfa, con el fin de que la producción española gane en competitividad y se haga más presente en el mercado español y, con el tiempo, llegue a importarse.

Con esta iniciativa, el lúpulo remarcaría su carácter leonés —supone el 98% del que se cultiva en España— frente a otras iniciativas de ampliación de cultivo que están proyecto. Constituir un consejo regulador supondría un importante trabajo burocrático —ante las administraciones españolas y de la Unión Europea— y adaptar las explotaciones en un momento en el que se ven obligadas a cambiar ante la modernización del sector que pretende el nuevo socio de los lupuleros (Hopsteiner).

«En Alemania está promoviendo las IGP de lúpulo y los socios de la SAT quieren hacer de este cultivo una referencia más para León», manifestó el asesor jurídico de Lúpulos de León, Carlos González-Antón.

Obtener la IGP supondría «revisar el funcionamiento de las explotaciones y reforzar la formación de los cultivadores, lo que nos ofrecería un diagnóstico del estado de las explotaciones y de su capacidad de mejora y de inversión», necesarias con IGP o sin esta ante el proyecto que marca Hopsteiner.

«A uña de caballo»

Se trata de una labor «que vamos a tener que hacer a uña de caballo. Hopsteiner ha marcado un proceso de transición de tres años para un cambio en el sector que debería haberse producido poco a poco durante años», añadió González-Antón, que observa un anquilosamiento de las estructuras productivas de un sector que llegó a España a consecuencia del desabastecimiento de lúpulo que se produjo por la Segunda Guerra Mundial y que, tras un primer desarrollo y a pesar del paso del tiempo, ha vivido de espaldas a la realidad del sector en otros países, perdiendo terreno de cultivo. La SAT Lúpulos de León pretende revitalizar ahora el sector, esfuerzo en el que se ha visto respaldada por la compra por parte del Hospteiner del 80% del capital de la antigua Fomento del Lúpulo.

Por otra parte, los lupuleros leoneses realizarán un esfuerzo en la mejora de su imagen y ya disponen de un dominio en el que alojar su página web —www.lupulosdeleon.es—, donde desarrollarán contenidos referidos al cultivo y su producción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *