El sector del lúpulo espera cuadriplicar su producción y el empleo a través de la modernización de sus explotaciones

La Diputación apoya esta iniciativa con la constitución de un grupo de trabajo a través del que la ULE analizará la situación del sector, la mejora de la producción y la internacionalización, implantando también hasta diez nuevas variedades

El presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, ha firmado este martes con el presidente de Lúpulos de León SAD, Isidoro Alfonso Fernández, un convenio de colaboración con el objetivo de colaborar con un proyecto encaminado a mejorar la calidad, aumentar la producción y poner en marcha actuaciones de I+D. A través de este acuerdo, la institución provincial destina para este año 20.000 euros.

Esta Sociedad Agraria agrupa a más de 250 cultivadores de la provincia, que producen el 99% del lúpulo a nivel nacional. Con este acuerdo, esperan cuadruplicar su producción y los puestos de trabajo que posee el sector en la provincia, especialmente en la zona del Órbigo. Implantarán hasta diez nuevas variedades que ampliarán su mercado potencial y la modernización de las explotaciones permitirá mejorar el rendimiento de cada cultivo.

Desde la Diputación, conscientes de que la evolución de la agricultura en el seno de la Unión Europea durante los últimos años sigue la línea de la sostenibilidad, la calidad y la competitividad, “creemos que las actuaciones que realizan desde Lúpulos de León conseguirán mejorar la rentabilidad de las explotaciones agrarias de los socios, aumentando su producción con la mejora de la calidad, además de dar la posibilidad de que se incorporen un mayor número de cultivadores, nuevas variedades y una mayor superficie de cultivo, tanto para conseguir la consolidación de un tejido económico estable para León, como la generación de empleo en la provincia”, según ha señalado el presidente de la institución provincial, quien señaló que “queremos, con esta colaboración, promover la revitalización de un sector clave para León, que se llevará a cabo con la puesta en marcha de un ambicioso proyecto de modernización”.

Épocas mejores

El sector ha vivido una mala época, en la que con una producción en torno al millón de kilos de lúpulo, producían excedentes que no eran capaz de colocar. Esto ha ocasionado que las hectáreas de este cultivo descendieran desde las 1.700 hasta las 540 actuales. En los últimos años han vivido una cierta recuperación, con un importante porcentaje de inclusión de jóvenes en el sector, hijos de antiguos agricultores de este cultivo que ahora retoman el camino que en su día emprendieron sus progenitores.

“Creemos que el lúpulo es de vital importancia, en primer lugar para León, pero también para el resto de España, en el marco de la Unión Europea, en diferentes aspectos, como elemento cultural, paisajístico, ambiental y por supuesto, económico, Por ello, es necesario trasladar los resultados de los estudios que se lleven a cabo, a los cultivadores y al resto de la sociedad”, ha afirmado Juan Martínez Majo.

A través de esta firma, desde la institución también colabora con la puesta en marcha de un grupo de trabajo multidisciplinar, en el que participarán siete profesores e investigadores de la Universidad de León, y con el que se un proyecto para el desarrollo del cultivo en la provincia, identificando los medios y los equipos que puedan desarrollar de una forma más eficiente esta área.

Se realizará un estudio detallado de las explotaciones de la provincia que están adscritas a la Sociedad Agraria, empleando diferentes sistemas de información geográfica, con la que se hará una base de datos actualizada de la situación del sector en León. Para ello se llevarán a cabo diferentes actuaciones como el análisis del mercado actual y el potencial, para intentar abrir la venta a los cerveceros, tanto a nivel nacional como internacional, a través de la oficina de comercio exterior.

Se estudiará también la organización y su estructura organizativa, las inversiones que llevan a cabo, procesos productivos, capacidad de almacenamiento, innovaciones en la organización, en los procesos, en la organización o el marketing. Además, se analizará la regulación jurídica del sector y el impacto de la modernización en la provincia. Con este análisis, se propondrán actuaciones encaminadas también a la formación de los cultivadores desde el punto de vista empresarial, también con actuaciones de asesoramiento y apoyo a la comercialización y para fomentar la internacionalización.

Comentarios cerrados.